Eliminar la celulitis

Eliminar celulitisLa celulitis constituye un problema para la mayoría de las mujeres entre los 16 y los 56 años. Dicen que un 93% de las mujeres padecen celulitis. Muchas de ellas siempre andan persiguiendo el producto anticelulítico milagroso ,pero se equivocan si piensan que existe .

No queremos decir que sea imposible acabar con ella, pero sí lo es pretender hacerlo con un solo producto o tratamiento. Ni la famosa liposucción es una solución a largo plazo.

La solución a la celulitis está en un lugar más profundo que ésta. Se encuentra dentro de nosotras mismas .

Lo primero que tenemos que hacer es intentar comprender cómo utiliza nuestro organismo la alimentación que le proporcionamos, cómo y en qué condiciones la célula grasa almacena o elimina .

Para empezar, seguro que habréis oído hablar de los “biorritmos”,ese reloj biológico que asegura la adaptación de cada especie a su ambiente. Pues bien, el organismo humano tiene catalogados 160 biorritmos, que varían según el tiempo. Cada célula y cada tejido de nuestro organismo posee su propio ritmo.

Cada una de nuestras células adiposas ( adipocitos) es una fábrica que trabaja durante 24 horas al día produciendo, guardando y utilizando reservas de “carburante” destinadas a asegurar las necesidades cotidianas de energía.

Para constituir sus reservas, el adipocito bombea en la circulación sanguínea los ácidos grasos y el azúcar aportados por nuestra alimentación. Estos lípidos y glúcidos alimentarios fabrican unas moléculas grandes llamadas triglicéridos que se acumulan en los depósitos de reserva de la célula. Todo este proceso se encuentra regulado por la insulina, la hormona que es segregada en cada comida y que provoca la lipogenesis de cada célula.

Así, mientras nuestra vida se encuentra regida por 3 comidas diarias, todo va bien, es decir, la tasa de insulina produce su efecto beneficioso durante las 3 horas siguientes a cada comida, momento en el que cada célula se coloca en posición de eliminar e inicia el proceso de liberación de las grasas ( lipólisis). Este proceso de eliminación será más o menos rápido en función de la cantidad de energía que necesite el organismo ( ejercicio físico, movimiento).

Todo esto se estropea cuando ,por ejemplo, picoteamos. La menor cantidad de alimento que tomemos provoca una descarga de insulina que envía el mensaje “guardar” al tejido adiposo, bloqueando el proceso inverso que es el de eliminar.

Consejo nº 1: Si quieres adelgazar debes respetar la periodicidad de las comidas. Un café con azúcar, una bebida gaseosa e incluso una inocente manzana pueden producir una descarga de insulina que interrumpa nuestro ritmo biológico.

Tampoco vale, saltarse una comida o comer muy deprisa.

Una vez hemos ingerido el alimento, la célula adiposa almacena sus reservas en forma de triglicéridos, que son unas moléculas demasiado grandes para ponerlas en circulación cuando empiece el proceso de eliminación. Para que la grasa salga de la célula sólo existe un proceso, el que provoca la enzima denominada lipasa ,que rompe los triglicéridos en trocitos más pequeños. Esta enzima, recibe la orden de “eliminar” a través de dos hormonas, la adrenalina y la noradrenalina que son conocidas como las hormonas del estrés porque son liberadas en situaciones de actividad física o de tensión.

Consejo nº2: Evita el sedentarismo y practica alguna actividad física con cierta regularidad ( mínimo 3 días a la semana).

Puestos ya en la fase de “eliminación de grasas” nos encontramos con que los triglicéridos se descomponen en ácidos grasos y glicerol. Estos ácidos grasos pueden ir a parar a los músculos , en cuyo caso podemos quemarlos como carburante al realizar una actividad física o dejarlos tranquilos hasta que el tejido graso los vuelva a recuperar almacenándolos de nuevo.

¡Aquí se origina la celulitis!

Cuando se descompensa el equilibrio entre lipogenesis ( almacenamiento de grasas) y la lipólisis ( eliminación),los adipocitos se inflan para guardar todas esas reservas adicionales y aumentan su capacidad para captar azucares; este exceso de glucosa provoca el endurecimiento de las fibras de colágeno ,que asegura la elasticidad de la piel.

Cúmulos de adipocitos inflados prisioneros de una red de fibras rígidas alteran la función de los vasos sanguíneos y provocan una retención de líquidos y una mala eliminación de toxinas : ya tenemos la celulitis.

¿ Cómo la podemos eliminar?

En primer lugar, debemos observar los consejos antes citados para procurar evitarla : estar atenta a las horas en que las células almacenan más grasas, evitar las tensiones (ja!) o liberarlas a través de actividad física, evitar el picoteo entre comidas y los azúcares, practicar regularmente alguna actividad física y beber agua.

En segundo lugar, podemos atacar las zonas concretas donde se almacenan esos adipocitos con alguna actividad física dirigida a los músculos de las zonas críticas como son las nalgas, caderas, interior de rodillas y brazos : musculación con máquinas o pesas, marcha rápida, natación y/o yoga dinámico ( hatha).

Por último ,pero muy importante , un buen masaje para no dejar respirar a la celulitis. Con un buen masaje estimulamos la circulación de los ácidos grasos liberados por la actividad física y ayudamos al sistema linfático a transportar las grasas y toxinas hasta los canales de desecho.

Con un buen masaje en los miembros inferiores ( piernas) antes de acostarnos, ayudamos a nuestro biorritmo natural a aumentar la circulación sanguínea en el tejido adiposo y aceleramos el drenaje durante la noche.

Nuestro organismo trabaja las 24 horas del días y nosotras no podemos despistarnos, así que si observamos unas reglas de alimentación que respeten nuestro reloj biológico, hacemos ejercicio físico regularmente y nos hacemos un buen masaje ,lograremos que la celulitis desaparezca o, por lo menos, se mantenga en su estado más incipiente.

Sigue estos consejos y mantendrás un cuerpo esbelto y sin celulitis durante todo el año.

De todos modos, consulta nuestro apartado “Tratamientos” en el que podrás encontrar información adicional sobre los tratamientos anticelulíticos más eficaces.